lunes, 4 de agosto de 2014

VIAJE A TÚNEZ


ANTES DEL VIAJE

 

Este viaje está lleno de anécdotas y aunque parezca increible nos pasó todo ésto y más.....

 
Fué el primer viaje que ibamos a hacer juntas las tres hermanas y nos hacía mucha ilusión, era sábado 11 de septiembre y partíamos el domingo, asi que en la despedida de los respectivos maridos(de ellas ), fuimos los 5 a comer a un rte. Estabamos en una tertulia muy distendida cuando mi hermana Ana,( la pequeña de las tres ),
empezó a sentirse mal y a marearse poniendose muy blanca y cayendo casi al suelo, nos asustamos mucho y llamamos a una ambulancia que no tardó en aparecer, se la llevaron al hospital yendo su marido con ella. Mientras tanto nosotros estabamos preocupados por lo que le había pasado, y además, era la vispera del viaje y lo teniamos todo preparado. Al cabo de un buen rato nos llama el marido informandonos que se quedaba ingresada porque tenía una gran anemia.

Ya os imaginaréis la cara que se nos quedó a mi hermana Chelo  (que es la segunda de las tres) y a mi, una oportunidad como ésta y se iba al carajo, incluso pensamos en quedarnos en tierra porque ya no sería lo mismo.

Como estaba todo pagado y a ella ya la tenían controlada, decidimos entre todos que teníamos que ir a ese viaje (muy a pesar nuestro por las circunstancias), puesto que no haciamos nada quedandonos.


Este fué el comienzo de un desventurado viaje.




LLEGADA A TÚNEZ

LLegamos al aeropuerto Habib Bourguiba que está en el sur,en Monastir, asi que tuvimos que coger un autobús que ya estaba esperandonos para llevarnos a Hammamet Yasmine que es donde estan los hoteles mejores y donde hay más turismo, es una zona nueva.

Tardamos una hora y cuarto en llegar a nuestro hotel que se nos hizo un poco largo, el autobús iba parando en distintos hoteles y el nuestro estaba casi al final del recorrido.

Cuando llegamos la impresión del hotel fué muy buena, el hall era bonito con unas plantas que salian desde un patio central en el sótano, los de la recepción fueron muy amables y en cuanto nos dieron las llaves subimos enseguida a la habitación pues eran más de las doce de la noche y estabamos muy cansadas. Nos costó un poco llegar porque los pasillos eran muy largos, casi nos perdemos (con lo agotadas que estabamos ya...). La habitación era grandecita con cuatro camas, no pudimos hacer el cambio a tiempo para tener una de dos.


Nuestro hotel " Iberostar CHICH KHAN " con un estilo bereber.


FATIDICO LUNES 13

Después de descansar estupendamente, bajamos a desayunar a un gran comedor donde había gente de varios países europeos y casi ningún español. El desayuno era muy variado y para todos los gustos, a mi personalmente me gustaron los crêpes dulces que te preparaban al momento.


La mayoría optaba por el desayuno salado, realmente había mucha variedad para elegir. El camarero de nuestra mesa nos atendió enseguida y con mucha simpatía, nos acompañó en toda nuestra estancia.


Como era el primer día y teníamos toda la semana por delante, decidimos conocer bien el hotel y los alrededores.



Cuando terminamos el desayuno fuimos a una reunión junto con los recien llegados para darnos una pequeña charla informativa de lo que podiamos ver y de atención si ibamos a visitar La Nueva Medina; nos comentaronque no hicieramos caso si alguna persona se dirigía a nosotros diciendo que trabaja en nuestro hotel y que por eso nos llevaría a una tienda familiar o de un amigo para ofrecernos mejores precios, ya que eso era un gancho para vender.

 Tomamos buena nota de ello y visitamos a continuación todas las dependencias del hotel.



En el sotano había varias cafeterias, un spa, juegos y el acceso a la piscina exterior y jardines, también estaba la piscina cubierta que comprobé lo fria que estaba, asi que desde luego no pensabamos probarla, de hecho todo el mundo estaba afuera...comprensible.



Nos estuvimos haciendo fotos por todos los rincones, probamos el spa en el baño turco que nos dejaron la piel exfoliada preparada para tomar el sol, y partimos por la tarde a La Medina Nueva.

Cuando nos ibamos acercando nos gustaba lo que ibamos viendo, es como una réplica de una Medina antigua pero muy bien preparada para los turistas, dentro tienen un parque de atracciones para las familias que nosotras no visitamos. LLaman mucho la atención las esculturas de los elefantes con los cartagineses montados en ellos a tamaño natural, y como no...nos hicimos fotos, había un hombre vestido de beduino con unos camellos vivos y una cria que nos miró muy mal cuando les hicimos la foto, ya que cobraban por ello y le sentaba mal que lo hicieramos gratis sin su permiso.





Estuvimos viendo el recinto, lleno de tiendas, restaurantes...un poco de todo, lo suficiente para atraer al turista y que se deje los cuartos. Se nos acercó un joven diciendonos que nos había visto en el hotel pues trabajaba allí, y que si queriamos comprar algo, nos llevaba a la tienda de un familiar suyo pues nos harían descuento, que no perdiamos nada por ver, nosotras nos miramos, pero no se como se lo montó que terminamos claudicando y le seguimos hasta la tienda, mi hermana Chelo, compró un cinturon para su marido y alguna cosa más igual que yo, salimos muy bien atendidas y contentas porque pensabamos que habiamos hecho una buena compra, pero.....ah !..en otra tienda el cinturon estaba más barato !, nos dimos cuenta que nos habian llevado a su terreno y caimos como unas pardillas, y claro, nos acordamos de lo que nos avisaron en el hotel, nos tratamos de tontas para arriba, asi que se nos quitaron las ganas de seguir comprando y terminamos dando una vuelta por curiosidad, eso si, todos te intentan camelar para venderte, y además no nos gusta nada el regateo. Aprendimos la lección.


 Entrada al parque de atracciones temático
 Primero del norte de África 


  


Cuando salimos de La Medina nos fuimos al paseo de la playa para conocerla, había una gran avenida llena de hoteles modernos y tiendas de regalos, estuvimos curioseando y haciendo fotos.

Nos empezaba a gustar lo que veiamos y descubrimos la parte de la playa que pertenecía a nuestro hotel, tenía una barra, terraza cubierta y rte. ,no estaba mal. Comentamos lo bien que nos lo ibamos a pasar estos dias disfrutando a tope.




Cenamos en el hotel pues tenemos el "todo incluido", y salimos a la zona de la piscina ya que allí , pegado al edificio, había un gran escenario donde tenían actuaciones y juegos.

La gente ya se estaba acomodando en las sillas y las primeras filas ya las habían ocupado pero cogimos un buen sitio para ver.

Comenzaron a poner música de salsa y a sacar a chicas para bailar. Alguna lo hacía bastante bien, a mi me gusta verlo porque bailarlo como que no se me dá.

En el siguiente baile buscaban los monitores pareja entre el público de nuevo, yo intentaba esconderme para que no me vieran....pero, llegó uno hacia mi, y me solicitó para bailar, dije que no pero mi hermana me animó puesto que me gusta mucho el baile asi que accedí con los consiguientes nervios de una principianta. Más o menos lo iba llevando y procuraba divertirme dandole vueltas a él también y parece que no le hizo eso mucha gracia, salía de sus parámetros.

Por fin acabó la salsa y los monitores nos acompañaban a la escalera para bajar del escenario, a mi claro, no me cogió de la mano ( por lo que comenté antes) y empecé a sentirme mareada por lo que no podía llegar a la escalera que se encontraba en el extremo izdo delantero y yo estaba en el medio, intentando llegar para bajar el cuerpo se me fué hacia la esquina de atrás y no tuve más remedio que saltar si no quería caerme, con tan mala suerte que mis piernas no me respondieron y se me doblaron, aquel suelo era un parterre y mi mano izda. se posó en una monisima piedra redonda (podría haber estado unos centimetros más lejos), noté como si mi muñeca se hubiese doblado y un gran dolor, me quedé sentada y enseguida vino gente a ver que me sucedía, yo aguantando el tipo como pude pensando que solo sería dolor del golpe, oigo a uno que curiosamente era español decir " creo que se ha roto la muñeca" uff!!.....eso me sonó fatal, intentaba explicar a algunos en frances como podía lo que pasó, uno decidió traerme hielo para la hinchazón con toda su buena voluntad, pero para mi fué mucho peor, el dolor me aumentó; otro español se fué a por un antiinflamatorio que estaba tomando él, todos querían ayudarme, los del hotel llamáron al médico que no tardó en llegar. A esto mi hermana se personó enseguida a donde estaba pues no me veía por ningun lado, y claro, estaba muy preocupada.

Decidiéron que era mejor llevarme a una clinica que estaba a algunos kms. de allí en el coche del doctor para hacerme una radiografía, asi que mi hermana y yo nos montamos tal y como estábamos en el espectaculo, osea, sin bolso y solo con el móvil pues lo utilizábamos mucho para hacer fotos.

Según ibamos en el coche, el médico hablaba por el móvil con la clinica para hacer lo preparativos, allí no existen las mismas normas que aqui, se viaja sin cinturón y hacen barbaridades conduciendo. Mientras, nosotras pensábamos que me harían una cura y de vuelta para el hotel sin más.


LLegamos a la clinica, el médico habló con la recepción y enseguida me llevaron para hacerme la radiografía, a todo esto él ya me comentaba que seguro la tendría rota.

Al volver donde mi hermana, ya nos comunicaron la noticia que efectivamente la tenía rota y había que operar;  nos miramos las dos con gran preocupación porque estábamos en un pais extranjero sin saber si esa clinica y sus médicos eran competentes, Chelo estaba muy nerviosa y me decía que volviesemos a España y allí me operarían, tenía miedo por si no salía bien, era una situación bastánte complicada y había que decidirse ya, yo hablé con el doctor que me iba a operar en francés y me comentó que la carrera se la sacó en Paris, que podíamos confiar en él y en la clinica, pues todos los turistas la utilizaban, estaban bien preparados.
Tranquilicé a mi hermana traduciendo lo que me explicó el cirujano y se quedó más tranquila, el siguiente paso era internarme ya, la verdad es que tenía ganas de que todo acabara, menos mal que me hizo algo de efecto los analgésicos.


Poco a poco confiamos en la clinica, era pequeña pero se la veía muy limpia y moderna, hasta hacían operaciones de estética.
Nos pusiéron en una habitación de dos camas con cuarto de baño y televisión, enseguida me diéron una bata rosa y me pusiéron el suero, tenía que esperar hasta la una para la operación que era el tiempo prudencial después de la cena.


                      Esperando que me bajasen al quirófano


Mientras esperabamos la hora que me hicieran la operación, hablábamos sobre nuestra situación y de como podernos poner en contacto con alguien, con la familia precisamente no, pues no queriamos alarmarles sin ser algo grave, asi que miraba yo en mi móvil a ver si localizaba a algun familiar de mis hijos en la capital y saber hasta que punto era buena la clinica, pero como era muy tarde ya se me acabó la bateria, asi que desgraciadamente esa idea no se pudo llevar a cabo, Chelo tenía una poca y aprovechó para sacarme estas fotos de recuerdo, pero no tardó en quedarse sin ella también. Osea, estábamos solas en un pais extranjero, solamente con lo puesto pues creiamos que ibamos a volver al hotel, e indocumentadas....menuda situación, pero no podiamos echar marcha atrás, asi que como me dieron calmantes para el dolor procuré dormir un poco y lo conseguí.

Me llevaron al quirófano sobre la una y media, había venido ya el cirujano, y yo sin perder detalle de todo el recorrido mientras me llebaban para ver sin la clinica merecía mi confianza, como lo vi muy bien, con mucha limpieza y el personal era muy amable me quedé tranquila.

Creo que me devolvieron a la habitación despues de hora y media, desperté segun llegué, Chelo estaba intranquila todo ese tiempo y respiró al verme. Era tan tarde, y estábamos tan cansadas, que decidimos dormir.


MARTES 14

Vino el cirujano, me explicó que había salido muy bien la operación y que me puso dos agujas para quitarmelas a los 50 dias más o menos con la escayola, yo miré a mi hermana sorprendida por lo que estaba contando, agujas? nunca oí algo parecido, el médico me vió preocupada y me dijo que estuviera tranquila porque me iba a quedar bien, menos mal, pensé, me lo van a tratar en España.

Respiré cuando me quitáron el suero, por fin me podía levantar al baño sin el artilugio.

Nuestro tema de conversación era en el lio que nos habiamos metido, los móviles sin batería, no podíamos ver ningun número de teléfono asi que estabamos totalmente incomunicadas, sin ropa para cambiarnos, sin nuestras cosas de aseo....ni un triste peine, mi hermana todo el tiempo con la misma ropa, un desastre.

Estábamos todo el día con la tele haciendo zaping, viendo culebrones árabes, música, programas en italiano que era lo que veíamos más ya que se entendía mucho mejor, también alguno en francés. Un aburrimiento, menos mal que el sentido del humor no se nos quitó y bromeabamos con la situación.

La comida no estaba nada mal para mi, pero a Chelo no le hacía gracia por las especias que ponían, me lo comía yo. Solo le gustaba el desayuno y la merienda. Menos mal que ella estaba conmigo en la cama de al lado y le daban de comer lo mismo que a mi, pero como no podía hacer otra cosa estaba tumbada todo el día que nos lo pasabamos cotilleando.


MIÉRCOLES 15

Esperamos ansiosas al médico a ver si me dan el alta, ya estamos cansadas de tanta cama.

El cirujano viene a media mañana y como me encuentro perfectamente, me dice que procurará que nos vayamos después de comer, menuda alegría nos dió, nos miramos y le comenté al médico que si, que por favor me dieran el alta porque teníamos sobre todo que ponernos en contacto con la familia que no sabían nada, se despidió con una sonrisa, eso era buena señal.
Nos dan la buena noticia, nos marchamos. Fué fácil, no teníamos que recoger nada.

Voy a recepción por lo del papeleo, me comentan que a mi me cubre el seguro pero al acompañante no. Por cierto, os aconsejo haceros uno  por si acaso.....a mi me vino de maravilla porque me cubrió todo, Chelo tubo que pagar unos 60 € al cambio que no está nada mal, 2 noches con desayunos, comidas , meriendas y cenas.
Imaginaros que ésto nos sucede en EEUU o en otro pais europeo, nos saldría tanto como el viaje a cada una sin asegurarnos, no obstánte, en la agencia de viajes os pueden informar sobre ello.

Salimos a la calle con un estupendo sol, nos pusimos a andar hacia el hotel que estaba a varios kilómetros y mirábamos por si veíamos un taxi, no tardamos en divisar uno que nos llevó hasta nuestro hotel, menos mal que Chelo tenía algun dinar en el bolsillo.